“El jesuita es un servidor de la alegría del Evangelio” (Papa Francisco a la Congregación General 36, noviembre de 2016)

El Superior General

El Superior General jesuita y la Curia que lo sirve a él y a la Compañía de Jesús, ayudan a los jesuitas a ser servidores felices del Evangelio de Jesucristo. Nuestro lema es Ad Maiorem Dei Gloriam: A Mayor Gloria de Dios.

El Superior General recibe el mandato de una Congregación General, el más alto órgano de gobierno de la Compañía, que la gobierna en el día a día, junto con sus consejeros y con otras estructuras de gobierno de la misma.

Su misión

Desde que San Ignacio fue elegido Superior General de la Compañía de Jesús en 1540, el Superior General siempre ha sido elegido de por vida por una “Congregación General” de jesuitas, representantes de sus Provincias en todo el mundo.

La misión del Superior General consiste en guiar a la Orden, de acuerdo con las Constituciones, Normas y Directrices de las Congregaciones Generales.

P. Arturo Sosa SJ

El Padre Arturo Sosa nació en Caracas, Venezuela el 12 de noviembre de 1948. Cuando estudiaba en el Colegio de San Ignacio, descubrió la belleza de ayudar a otros a través de la Congregación Mariana. Los hermanos jesuitas que conoció durante sus estudios lo impresionaron, y comenzó a plantearse la vocación jesuita. Ingresó en el noviciado de los jesuitas a los 17 años, en septiembre de 1966. Era un momento de transición en la Iglesia, después del final del Concilio Vaticano Segundo el año anterior. Cuando era joven sentía el deseo apasionado de mejorar su país, por lo que después de la formación filosófica y teológica normal de joven jesuita, realizó un doctorado en ciencias políticas en la Universidad Central de Venezuela.

En 1975, mientras estudiaba en Roma, conoció al Padre Pedro Arrupe (el entonces General de los jesuitas) y quedó fascinado por él. Después de haber sido ordenado al sacerdocio en 1977, el Padre Sosa se convirtió en el coordinador Provincial para el apostolado social, tiempo durante el cual también fue director del Centro Gumilla, un centro de investigación y acción social de los jesuitas en Venezuela. Este rol implicó a su vez, trabajar con Fe y Alegría, la red de escuelas jesuitas para los pobres. También se dedicó al trabajo académico, como profesor. El Padre Sosa participó en la 33ª Congregación General de la Compañía, en la cual, a los 34 años, era el delegado más joven. También estuvo presente en la 34ª Congregación General, donde conoció a su predecesor como Superior General, el Padre Adolfo Nicolás.

El Padre Sosa fue el Superior Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela de 1996 a 2004. Como Provincial, encabezó un discernimiento común en la Provincia, creando un plan provincial con una visión que duró 20 años. Al final de su mandato como Provincial, fue asignado a la Universidad Católica de Táchira y estaba decidido a hacer de ella una universidad fronteriza en la frontera.

En 2008, el Padre Nicolás lo nombró Consejero General, con sede en Venezuela. En 2014, el Padre Sosa se unió a la comunidad de la Curia General y asumió el cargo de Delegado para las Casas Interprovinciales de la Compañía de Jesús en Roma, que incluyen la Pontificia Universidad Gregoriana, el Pontificio Instituto Bíblico, el Pontificio Instituto Oriental, el Observatorio Vaticano, La Civiltà Cattolica, así como colegios jesuitas internacionales en Roma. El Padre Sosa habla español, italiano e inglés, y entiende el francés. Fue elegido Superior General el 14 de octubre de 2016.