El sábado 13 de julio, el Padre Arturo Sosa inició un agobiante periplo de tres semanas a Provincias de la Conferencia de los Jesuitas de Asia-Pacífico. Más concretamente, la visita le va a llevar, por orden, a las Provincias de Corea, China y Japón. Cabe señalar que la Provincia china incluye territorios muy diferentes entre sí, aunque la cultura china los une: son Macao, Hong Kong y Taiwán.

¡Otro viaje del Padre General!, alguno pensará... En realidad, no es sino la actividad “regular” de un Superior General, que debe conocer de primera mano la vida de sus compañeros y los desafíos que afrontan día a día en sus apostolados y en el corazón de situaciones religiosas y sociales muy diversas. Ahora bien, este año, las visitas incluyen una dimensión particular ya que el Padre Sosa se ha dado cuenta que la aceptación y el interés en la implementación de las Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía promulgadas en febrero mejoraban si él mismo tenía la oportunidad de explicarlas en persona a los jesuitas y a los colaboradores en la misión.

La gira asiática de estos días va en el mismo sentido. Además, algunos de los momentos de su visita a Corea, los territorios chinos y Japón merecerán nuestra atención e informaremos sobre ellos en nuestras páginas web. En Corea, por ejemplo, mientras que el tema de la reconciliación será notorio - un tema que ha inspirado los compromisos de los jesuitas durante varios años - la visita a la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur será muy significativa para tantos jesuitas y coreanos cuyas familias llevan divididas ya durante décadas.

En Macao, lugar donde la presencia del propio Francisco Javier inspira los compromisos de la Compañía, los laicos juegan un papel clave en las obras de los jesuitas, tanto en los servicios sociales que llegan a muchas personas pobres de la China continental como en las instituciones educativas. Hong Kong reunirá en torno a su Superior General a los Provinciales de la Conferencia de Asia-Pacífico completa, y ello será en la isla de Cheung Chau, un oasis de tranquilidad en el frenético contexto de Hong Kong. La Compañía ofrece allá retiros y otras actividades en su centro espiritual. Aquí también, los jesuitas tienen una influencia importante en la educación con sus colegios en la isla de Hong Kong y en Kowloon.

En Taiwán, un momento interesante será la visita de la región donde los jesuitas están sirviendo a las poblaciones indígenas desde la década de 1950 en Chutung. El Padre Sosa también tendrá la oportunidad de conocer las parroquias de los jesuitas y el Centro Educativo Tien, tan creativo en muchos aspectos de la pastoral juvenil y en el mundo audiovisual.

Por último, la Provincia de Japón invitará al P. General a visitar no sólo las comunidades y obras de Tokio, sino también Kamishakuji, donde debería pasar un momento en privado con su predecesor, el P. Adolfo Nicolás. Luego irá a Hiroshima, más al sur, donde el recuerdo del Padre Arrupe sigue todavía vivo. Finalmente, Yamaguchi, otro lugar donde el gran misionero de Asia, Francisco Javier, es recordado, quizás principalmente porque fue allí donde encontró dificultades, invitándolo a revisar sus enfoques y formas de presentar la fe cristiana.

Un programa muy amplio, por tanto, de tres semanas, durante las cuales estamos invitados a acompañar al Padre Sosa y a rezar con él por los apostolados jesuitas en Corea, China y Japón.

Etiquetas: Padre General JCAP