El P. Sosa había expresado el deseo de vivir, por primera vez, las celebraciones de la Pascua en África. La inmersión comenzó en el Chad. El Chad es el primer territorio de misión de los jesuitas de la Provincia de África Occidental; la evangelización inició allá en 1947. La presencia del Padre General ha reavivado la confianza de los numerosos compañeros que lo acogían. Uno de los jesuitas presentes notó: “La primera noche, después de su llegada del aeropuerto, miré al Padre General, relajado como si hubiera estado siempre aquí y fuera un miembro de la comunidad. No sentí en él a nadie que viniera de Roma, de la Curia, sólo de paso. Estaba en su casa. Es la imagen que me ha quedado: un hombre que, según las Constituciones, está disponible para ir adonde se necesite ir".

El Jueves Santo, el Padre Arturo Sosa y el Padre Provincial Hyacinthe Loua, rehicieron el humilde gesto de lavar los pies en la Parroquia de San Matías Mulumba en N’Djamena. Refiriéndose al simbolismo del lavamiento de pies, el P. Ludovic Lado, en la homilía, evocó la actitud del Papa Francisco, un ejemplo a seguir “ya que lo hemos visto inclinarse para besar los pies de los líderes políticos de Sudán del Sur y pedirles que hagan la paz”.

Ya en Douala, Camerún, el Viernes Santo, el Padre General se dirigió a la parroquia jesuita de Nuestra Señora de la Anunciación (OLAP) para la celebración litúrgica. La homilía del Padre Mathieu Ndomba destacó dos lecciones de la Pasión: el vínculo entre el sufrimiento y la experiencia humana como una oportunidad para profundizar la comunión con Dios, y el recuerdo del significado de la muerte de Jesucristo que expresa el amor infinito.

La liturgia del Viernes Santo incluía la postración, la lectura de la Pasión, las lamentaciones interpretadas a la manera tradicional de los Bamileke y la adoración de la cruz. En una entrevista posterior, el Padre Sosa, hablando de reconciliación, dijo: “Uno de los momentos emotivos de la celebración del Viernes Santo han sido las lamentaciones. Me ha venido a la mente y al corazón que tantas madres en este mundo lloran por sus hijos como lo hizo María. Éste es el mundo al que somos enviados con un mensaje de reconciliación y justicia.”

El Sábado Santo, el Padre General participó con los fieles de la OLAP en la ceremonia de la Vigilia Pascual. Oró con la comunidad cristiana, bautizando y ungiendo a un grupo de catecúmenos. Un canto excepcional de acción de gracias, en honor y alabanza al Resucitado, testimonió del dinamismo de la fe que está tan difundida en África.

La mañana del domingo de Pascua, el Padre General presidió la solemnidad de la Resurrección del Señor en el patio de la Curia provincial. Al dirigirse a la asamblea en esta solemne fiesta de la Resurrección, el P. Arturo Sosa dijo: “En Dios vivimos, nos movemos y existimos, como lo indican las Escrituras. ¡Mantengamos esta calidad de vida constantemente renovada!”

Ver el video del Padre General en la Provincia de África Occidental.

Etiquetas: Padre General África