Encuentro del P. General con los centros sociales jesuitas, con el Cardenal de Manila y con los jesuitas de tercera edad

En el 70 aniversario de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, 10 de diciembre 2018, el Padre General Arturo Sosa tuvo un encuentro con 60 representantes clave que trabajan en el Apostolado Social en Filipinas. El acto fue presidido por el P. Patrick Falguera, Asistente Provincial para el Apostolado Social. Indicó al P. General lo que preocupa a los que trabajan en los Centros Sociales en Filipinas y señaló en particular los “constantes ataques contra la frágil democracia de Filipinas” que provienen del mismo Gobierno. Varios intervinieron señalando la lucha que el gobierno está llevando a cabo contra el narcotráfico que se ha cobrado ya miles de vidas. Mencionaron también los constantes ataques del Presidente de Filipinas contra la Iglesia con el fin de minar su influencia moral que ejerce en la sociedad del país. El Padre General comentó que su país Venezuela, debido a las tendencias totalitarias del gobierno, está pasando por vicisitudes parecidas. Sin embargo puso de relieve el magnífico servicio que los jesuitas realizan en el país al analizar la situación social y dijo: “Necesitamos hacer un serio análisis de la situación para saber qué camino hay que tomar”. Hizo hincapié sobre la necesidad de que los agentes sociales tengan una fuerte fe y esperanza, recalcó también que tenemos que creer que lo que hacemos en este campo y con estos valores vale la pena porque eso da sus frutos. El P. General terminó afirmando que el trabajo realizado en los Centros se tiene que realizar bien y a conciencia, dijo: “Los cristianos tenemos que participar activamente en política, los cristianos estamos llamados a ser ciudadanos comprometidos para trabajar por el país en el gobierno y a trabajar por el bien común.”

Por la tarde hizo una visita de cortesía al Arzobispo de Manila, el Cardenal Luis Antonio Tagle, en su residencia de “Intramuros”, Manila. Estaba presente el Arzobispo Gabriele Giordano Caccia, Nuncio Apostólico de Filipinas y el Obispo Honesto Ongtioco de la Diócesis de Cubao, el Opispo Mylo Vergara de Pasig y el Opispo Pablo David de Kalookan. El día anterior el Padre General visitó al Arzobispo David en su Diócesis de Kalookan donde los jesuitas filipinos abrieron recientemente una casa-misión para apoyar al Arzobispo en su labor pastoral, en lo que llaman “Zona de Impacto” donde el Gobierno lucha duramente contra el negocio de las drogas.

El Padre General finalizó el día con una celebración eucarística en la Casa “ Health and Wellness Centre” que alberga a 25 jesuitas ancianos y enfermos que provienen de varias comunidades de la Compañía de Jesús en Filipinas. En la cena que hubo luego, los ancianos jesuitas expresaron su profunda y emotiva gratitud al Padre Arturo Sosa por su simpática y cariñosa visita.