Se presenta la Provincia de Vietnam y el Padre General comparte sus intuiciones

Dos tercios de los 260 jesuitas de la Provincia de Vietnam están en formación. Dato importante que de la detallada imagen que se ha presentado al Padre General en forma audiovisual. Se trata de una situación que supone a la vez una esperanza y un desafio. La tarde del lunes 3 de diciembre se dedicó a una reunión a la que asistieron casi todos los jesuitas de la Provincia de Vietnam. En efecto, con la excepción de los que están en la enfermería y los que viven en el extranjero, participaron todos en este importante momento de la visita del Padre Sosa.

Fueron algunas páginas de historia, pero sobre todo intenso subrayar sus muchas áreas de compromiso apostólico y la vida de las comunidades jesuitas. El Padre General y sus dos Asistentes pudieron comprender los problemas concretos de una Provincia en desarrollo. Estos mismos jesuitas acababan de vivir una jornada de formación sobre temas como la participación, el diálogo, la colaboración y el trabajo en red.

A continuación, el General tomó la palabra e hizo una presentación en cinco puntos, destacando lo que lleva especialmente en el corazón en este momento como Superior General de la Compañía. Los puntos fueron: en primer lugar el discernimiento permanente sobre la elección de las preferencias apostólicas universales, proyecto en el que participará el Papa Francisco; en segundo lugar, una atención especial -un examen- que se prestará en toda la Compañía al tema de la pobreza que, en nuestro tiempo, debe incluir una dimensión ecológica; la importancia de promover la cultura de la prevención y de la protección de los menores y de las personas vulnerables; la importancia de la colaboración, que implica también un cambio de mentalidad, no sólo en lucha contra cualquier forma de clericalismo, sino en forma que se inculque en los jesuitas la idea de que en nuestro tiempo la Compañía “no tiene colaboradores” sino que es ella misma colaboradora de los demás.

Para terminar, el P. Sosa recordó su experiencia en el Sínodo, que trató de la juventud, la fe y el discernimiento vocacional. La participación de los jóvenes, en su opinión, ha permitido a la Iglesia avanzar por el camino trazado por el Vaticano II, como era deseo del Papa Francisco. Finalmente, mencionó los “signos de los tiempos”: la secularización, el mundo digital y los flujos migratorios.

Etiquetas: Padre General Vietnam