Éste, en pocas palabras, es el mensaje que la Compañía de Jesús quiere transmitir a su entorno. Y ésta fue la médula del discurso del padre Arturo Sosa a un grupo de periodistas durante una reunión de carácter informal tenida el 3 de diciembre.

En los medios de comunicación de diversas partes del mundo se habla poco de los jesuitas. A veces se hace mención de ciertas instituciones educativas importantes, se dice de pasada que el Papa es jesuita, o, en el mejor de los casos, se subraya el compromiso de la Compañía con los refugiados por parte del JRS. Y luego, así como con otras congregaciones religiosas o con algunas diócesis, se airean casos de escándalo.

El Padre General, con el apoyo del Servicio de Comunicaciones de la Curia, ha querido ofrecer una imagen realista y actualizada de la Compañía de Jesús a los periodistas que, en Roma, representan los medios de comunicación, en su mayoría ‘laicos’, interesados en los temas religiosos. A los que participaron en el encuentro, les compartió sus reflexiones sobre el mundo de hoy. Habló de la frustración de tantas personas que se enfrentan a las desigualdades y a la pobreza, de la difícil situación de los refugiados, de las víctimas olvidadas de la trata de seres humanos, y de la dificultad para muchas personas de vivir en un contexto de libertad y democracia.

Hizo un recorrido por el año que termina, destacando la importancia del proceso de discernimiento que ha desembocado en la elección de las cuatro Preferencias Apostólicas Universales. Insistió en que el discernimiento, para nosotros los jesuitas, no es sólo “una palabra de moda”, sino que es algo que promovemos porque el Papa Francisco recurre a ello con frecuencia. Es una manera de mirar la realidad, de tomar decisiones a la luz de la fe, dejando espacio para el Espíritu de Dios presente en el corazón del mundo. Mencionó que la Compañía ha comenzado y quiere continuar compartiendo su experiencia de discernimiento con autoridades eclesiales y otros actores en el mundo religioso a través de sesiones de formación de liderazgo.

En cuanto a las Preferencias, el Padre Sosa las ha explicado como cuatro dimensiones que deben caracterizar cada uno de nuestros compromisos, cada una de nuestras obras. Son orientaciones que inspiran nuestro estilo de vida y que, en ese sentido, deben entenderse como “un todo” y no como cuatro opciones entre las que los jesuitas o las obras puedan elegir. “No estamos empezando desde cero”, dijo. Esas orientaciones ya están presentes en nuestras vidas y compromisos, porque están en línea con la puesta en práctica de los frutos del Concilio Vaticano II, en relación con el “programa” del Papa Francisco.

Finalmente, el General puso en claro a los periodistas que todo lo que la Compañía está haciendo es nuestra respuesta al grito de los pobres y de la tierra, un grito que hemos oído con nitidez. Les dijo: “Ustedes, como profesionales de la comunicación, escuchan el grito del mundo de hoy y tratan de hacerlo percibir por todos. De esta manera, tanto ustedes como nosotros, podemos contribuir a la construcción de un futuro lleno de esperanza.”

Álbum de fotos