“La gente piensa que como comunicadores, nosotros debemos ser las personas más seguras del mundo. No me siento fácilmente así. Crear contenido implica muchos intentos y es divertido, pero también hay muchas dudas sobre si va a funcionar. Saber lo que ha funcionado para otros y contar con su apoyo es realmente fortalecedor para mí”.

Esta es la expresión de satisfacción de Vanessa Gorra, una de las dos representantes de la Conferencia Asia-Pacífico de la Compañía, al término de una reunión celebrada en la Curia del 20 al 24 de mayo. Participó, junto con su colega Ria Limjap, en una semana intensiva de reflexión, oración, talleres e intercambios entre los responsables de comunicación de las seis Conferencias de la Compañía y el equipo de comunicación de la Curia.

Al igual que todos los grupos que se reúnen en la “sede” de Roma, la agenda de la semana estaba llena. Sin embargo, cabe destacar que en el espíritu que anima todas las actividades de la Compañía, no se trataba sólo de “hacer”, sino también de darnos la oportunidad de “crecer unidos”. Por ello, el primer día se dedicó al conocimiento interpersonal y a la reflexión en el contexto de intercambios marcados por la conversación espiritual y la oración.

Este primer día comenzó con un encuentro con el Padre General quien insistió en el significado de las Preferencias Apostólicas Universales que nosotros, como comunicadores, debemos difundir y para las que queremos promover la integración en toda la vida de la Compañía. Una vez más, el P. Sosa subrayó que las Preferencias no están ligadas a tal o cual “sector apostólico”, sino que son orientaciones que deben alcanzar todas las formas de compromiso de la Compañía en las diversas partes del mundo.

Otro invitado causó un profundo impacto en los participantes. El P. Federico Lombardi, muy conocido en múltiples facetas, se reunió con el grupo para compartir su experiencia en el difícil - y crucial - tema del abuso o, mejor dicho, de la protección de los menores. Se recordará que el P. Lombardi fue el moderador de la reunión especial sobre este tema organizada por el Vaticano el pasado mes de febrero. Actualmente, también trabaja en colaboración con el Centro para la Protección de la Infancia de la Universidad Gregoriana.

Concluyamos dando la palabra a Ria Limjap: “Venir a la Curia de los jesuitas en Roma para conocer a todos los demás comunicadores de las Conferencias ha sido una experiencia increíble para mí. Es muy bueno estar en contacto con todas las personas que están involucradas en el mismo trabajo: es alentador darse cuenta de que compartimos los mismos desafíos en nuestros diferentes contextos. Además, ¡es muy inspirador estar en la Curia! He aprendido mucho y regreso a casa llena de inspiración para continuar nuestro trabajo en comunicaciones!