Libertad y obediencia son “dos virtudes que avanzan si caminan juntas”, especialmente en la misión de los jesuitas, llamados a ser “libres y obedientes, según el ejemplo de san Ignacio”. El Papa lo subrayó recibiendo en audiencia en la mañana del lunes 3 de diciembre, en la Sala del Consistorio, a la comunidad del colegio internacional del Gesù, con ocasión del 50º aniversario de su fundación.

Clicque para leer el artículo de L'Osservatore Romano en italiano (página 7)

Etiquetas: