Sin haber tenido la oportunidad de pasar por la Curia General, es difícil imaginar la vida de los jesuitas que viven allí. La comunidad está formada por más de cincuenta miembros que pasan la mayor parte de su tiempo en sus oficinas, al servicio del Padre General, de los jesuitas de todo el mundo y de las obras internacionales de la Compañía. La vida comunitaria está especialmente marcada por la Eucaristía, la oración y el almuerzo en común. El tiempo libre no ocupa mucho espacio en el horario.

Sin embargo, dos veces al año, el superior y el ministro organizan una “gita comunitaria”, un viaje de un día en autobús a un lugar donde la cultura, la naturaleza y la buena comida aseguran un cambio en la rutina diaria y fortalecen las relaciones interpersonales. El jueves 27 de octubre, la “gita comunitaria” condujo a los jesuitas de la Curia, junto con algunos compañeros de la comunidad vecina de la Residencia Canisio, a Gaeta, una magnífica ciudad en la costa mediterránea, a unos 80 km al norte de Nápoles. A continuación, algunas fotos de recuerdo de esta excursión.

Etiquetas: