Al final del Consiglio allargato

El Consejo Ampliado del Padre General se reunió a principios de septiembre. En este órgano participan los presidentes de las Conferencias Jesuitas. Les hicimos tres preguntas a cada uno de ellos. Seguimos publicando sus testimonios.

Timothy Kesicki – Canadá y Estados Unidos (JCCU)

En su servicio como Presidente de la Conferencia jesuita de Canadá y de los Estados Unidos, ¿cuál ha sido, hasta ahora, su principal fuente de consolación o de alegría?

Durante los últimos cuatro años como Presidente de la Conferencia de los Jesuitas de Canadá y Estados Unidos, mi mayor consuelo ha sido trabajar, con los provinciales de nuestra Conferencia y con el Superior General, en el avance de la misión de la Compañía de Jesús. Mucho de nuestro trabajo se realiza entre bastidores, pero sé lo importante que es para la misión general de la Compañía. Nadie entra en la Compañía de Jesús para ser superior, pero sin buen gobierno no habría una Compañía que pueda perdurar. La clave para un gobierno de éxito es que un superior esté arraigado en Cristo y en la oración. Ninguna decisión, ya sea mayor o menor, debe tomarse sin reflexión y oración. Cuando dedico un tiempo para orar y discernir con los provinciales de la Conferencia, me consuela profundamente.

En el contexto de su Conferencia, ¿cuáles son los principales retos a los que se van a presentar durante los próximos meses?

Un desafío permanente de nuestra Conferencia es la formación de nuevas Provincias. Este verano pasado se formó la nueva Provincia de Canadá, y el año pasado formamos las Provincias del Oeste y Medio Oeste de los Estados Unidos. Estas unificaciones requieren una gran cantidad de planificación y trabajo duro. Una vez que empiezan, confiamos y oramos para que nos ayuden a hacer mejor la voluntad de Dios. Acompañar este proceso es un reto para mí, y me complace que lo estemos afrontando. Puesto que el enfoque principal de una Provincia es la misión apostólica y el trabajo apostólico de sus miembros, el éxito de una nueva Provincia es su capacidad de servir al Reino de Dios. Hemos emprendido este importante proceso de reajuste para podernos comprometernos más efectivamente en los lugares donde ahora servimos.

¿Qué recordará principalmente de su participación en el Consiglio allargato del Padre General, en relación con el proceso de definición de las Preferencias apostólicas universales?

La elección del Padre General Arturo Sosa ha traído nueva energía y sabiduría a la Compañía. Uno de sus primeros grandes proyectos como Superior General ha sido la aplicación de los decretos de la Congregación General 36. La Congregación pidió estas nuevas preferencias apostólicas universales que orientarán significativamente nuestra futura misión en la Iglesia. La última reunión del Consejo ampliado del P. General nos ayudó a avanzar en este proceso. He recibido la bendición de servir en este consejo con los otros cinco presidentes de Conferencia de los diferentes continentes del mundo. Esta interacción dinámica subraya la dimensión global de la Compañía de Jesús.

[Original EN]

Etiquetas: Curia JCCU