De acuerdo con las normas establecidas por las autoridades civiles, todos los miembros de la Curia General han podido volver a un horario regular de trabajo a partir del lunes 18 de mayo. Desde hacía dos semanas, los laicos y laicas habían empezado a venir a la oficina en determinados días, mientras seguían haciendo parte de su trabajo a distancia.

El Padre General quiso marcar esta nueva etapa de la Curia con una experiencia extraordinaria en el corazón de la pandemia que todavía requiere muchas precauciones. Reunió a todo su gran equipo, jesuitas, laicas y laicos, alrededor de la mesa eucarística y celebró, anticipadamente, la fiesta de la Compañía de Jesús dedicada a Nuestra Señora del Camino (Nostra Signora della Strada).

En su homilía - que puede leerse haciendo clic aquí - el Padre Sosa nos recuerda que María ha guiado y sigue guiando a la Compañía por los caminos de la vida y del mundo en todas las circunstancias de la historia humana. La celebración se celebró para recordar a los jesuitas, familiares y amigos que han muerto durante esta época de pandemia y para orar por todos ellos con una renovada esperanza.